viernes, 30 de enero de 2015

1823: El año en que hubo un histórico olvido en León, Guanajuato.

   Dentro de los festejos que ocurrieron para conmemorar el 250 aniversario del nacimiento de don Miguel Hidalgo, en la ciudad de Guanajuato, se organizó el Foro Guanajuato, bajo el tema: Hidalgo, vida y circunstancias. Grandes personajes presentaron sus ponencias sobre el tema. Mario Moya Palencia, Ernesto d ela Torre Villar, Josefina Zoraida Vázquez, Tarsicio García Díaz, José Antonio Serrano Ortega y Alfredo Dávila fueron los encargados de abrir el Foro, le seguirían José Luis Lara Valdés, Luis Fernando Díaz Sánchez, José Tomás Falcón Gutiérrez, José Sotelo Cortés, María José Garrido Asperó, José Eduardo Vidaurri Aréchiga, Marco Antonio Landavazo, Rosalía Aguilar Zamora, Fausto Ramírez Rojas y Marta Terán. Personalidades todas del estudio de la Historia de México, pertenecientes a las más prestigiadas instituciones como  el Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, El Colegio de México, el Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la UNAM, la Universidad de Guanajuato, el Colegio de Historiadores de Guanajuato, el Instituto Mora, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, el Centro INAH Guanajuato. Menudo conglomerado de gente y de instituciones.

   Del libro memoria que se desprendió del Foro Guanajuato, Nuevas interpretaciones de la Independencia de México, extraigo parte de lo presentado por el maestro José Luis Lara Valdés en torno al Tránsito de los venerables restos de los héroes patrios:

    "En el decreto que sería publicado el 27 de noviembre de 1824, fueron declarados de entre los ajusticiados o caídos, 13 jefes insurgentes y guerrilleros, entre ellos se ubicó a Hidalgo, Allende y Morelos, "beneméritos de la patria en grado heroico", y sus nombres fueron inscritos con letras de oro en la sala de sesiones del Congreso. Se decretó que sus despojos mortales fueran "exhumados y trasladados a la capital, donde se convocó a un acto solemne en su honor el día 17 de septiembre de 1823 en la catedral, el sitio de su inhumación, en el que tenían que participar todos las autoridades eclesiásticas, militares y políticas" (Kahle, 133).

   "Durante la segunda quincena del mes de agosto fueron exhumadas las cabezas del panteón de San Sebastián en Guanajuato, y transportadas en una caja, en solemne procesión al templo parroquial donde esperaron la llegada de los restos portales procedentes de Chihuahua. El 20 de agosto "se celebraron exequias fúnebres, asistiendo a ellas las autoridades civiles, militares, y religiosas y el pueblo en general". En cajas bien acondicionadas, con cubierta de bayeta azul se depositaron las osamentas y el 21 de agosto comenzó la marcha. (Rionda Arreguín, 29)

   "A la parroquia de Guanajuato llevaron los restos de Francisco Javier Mina, y el tronco del cuerpo de Pedro Moreno, a la llegada de los héroes primigenios, todos fueron colocados en un suntuoso túmulo colocado en el crucero, adornado "con versos alusivos del padre Palafox". Toda la noche hubo guardia junto al túmulo por una compañía militar.

   "Desde Chihuahua venían los restos mortales, desde el panteón los de Allende, Aldama y Jiménez, y de la capilla del convento franciscano, el de Hidalgo, siendo recibidos por grupos sociales con expresiones de respeto, por Zacatecas, Aguascalientes, Lagos. Al llegar a las inmediaciones de León, según relato que recogió don Toribio Esquivel Obregón el Ayuntamiento descuidó la conducción solemne de los venerables restos.

   "Me refería el doctor don Octaviano Galván, originario de Lagos, que oyó referir en aquella población que cuando el Congreso General mandó en 1823 trasladar a México, con todos los honores, los restos de los héroes de la Independencia, que habían estado depositados en Chihuahua, se organizó un ceremonial haciendo que una comisión del Ayuntamiento de cada una de las poblaciones del tránsito, saliera a recibirlos hasta el límite de su comprensión, y a su vez los condujera hasta entregarlos a la de la siguiente municipalidad. La comisión del Ayuntamiento de Lagos llegó hasta la hacienda de Lagunillas, donde esperaban encontrar la de León: pero al ver que no estaba ni había indicios de que se presentara, avanzó hasta la garita de los Gómez, donde tampoco la encontró; entonces mandó aviso ala autoridad que no le había dado mayor importancia al decreto señalado en el ceremonial, ni preparándose para cumplirlo, hasta que vio la puntualidad de la población vecina; a toa prisa y sin cambiar siquiera de traje cotidiano, acudieron al encuentro de la comisión lagunense". (Rionda Arreguín, 29).

   "El 31 de agosto se aproximaron los restos a Guanajuato de donde salió una procesión con los cráneos en una urna que fue cargada por dos miembros de la Diputación, dos del Ayuntamiento y dos oficiales del ejército, colocados en dos líneas iban empleados públicos y personas relevantes, la Diputación, el Ayuntamiento y el Jefe Político Manuel Cortázar, escoltados por el ejército y la banda de música del Regimiento de Infantería nº 1 de León, hubo doble general de campanas durante la procesión." (1)

   Interesante episodio el que nos narra el estimado maestro Lara Valdés, ese olvido que se volvió un olvido histórico de los leonenses. Si eres nuevo por este espacio, te comento que, el ejercicio que desarrollo en Cabezas de Aguila comienza en los monumentos que, en ocasión del Sesquicentenario para marcar la Ruta de Hidalgo; una vez concluido el recorrido de la ruta, continué con el recorrido, ahora de la cabeza, pero de la del cura Hidalgo y todas las exumaciones que sus restos, y la de los otros beneméritos, han tenido a lo largo de la historia, incluida la más reciente, durante los festejos del Bicentenario. Si el tema te interesa, verás abajo las etiquetas, busca la que dice Restos y da clic en ella, allí verás todos los ceremoniales que han habido en torno a esa extraña fascinación que tenemos en México con los muertos, sus restos y sus recuerdos.

Fuente:

1.- Lara Valdés, José Luis. Foro Guanajuato: Nuevas interpretaciones de la Independencia de México. Serie Independencia. Comisión Estatal para la Organización de la Conmemoración del Bicentenario del inicio del movimiento de Independencia Nacional. Guanajuato, 2009. pp.203-206.

No hay comentarios:

Publicar un comentario