lunes, 14 de enero de 2013

26 de Septiembre de 1810, Florida Occidental se declara República independiente.

 Sabemos bien que el territorio del Virreinato de la Nueva España era enorme. Luego de la conquista, en mitad del siglo XVI el Norte era totalmente desconocido, no se tenía idea la dimensión de las posesiones españolas que se enfocaban a evangelizar (eso dijeron) y a buscar las riquezas de sus entrañas, oro y plata específicamente (eso hicieron). A quienes evangelizar no era problema, estaban por todos lados, pero los metales preciosos había que buscarlos, la frontera Norte se fue extendiendo. El territorio español, sin que ellos lo supieran, llegaba hasta lo que hoy es Canadá. Esa vastedad trajo por resultado que años más tarde franceses e ingleses se apoderaran de territorios españoles que, cuando trataban de recuperarlos su muy escasos habitantes preferían seguir en domino inglés, o francés, antes que el español. Para 1808 hay un tratado, el de Onis en el que, finalmente, se define la frontera norte de Nueva España, surge así el gigantesco territorio denominado Louisiana o Louisiana Purchase. Baton Rouge (bastón rojo) era la ciudad más importante de eso que no se acababa de definir entre lo español, lo francés, lo inglés y que se veía rodeado por la nueva nación: los Estados Unidos. No sé si esto fue una casualidad o que ellos se enteraron de lo sucedido en el pueblo de Dolores y el levantamiento encabezado por su cura pero, cuando el Ejército Insurgente se encontraba en Salamanca (lugar desde donde estoy escribiendo esto), el 26 de septiembre de 1810, a muchas leguas al Norte, en Baton Rouge algo sucedía: ellos proclamaban, también, su independencia.

   "El universo sabe la fidelidad  que los habitantes de este territorio han guardado á su legítimo soberano mientras han podido esperar recibir de él protección en sus vidas y haciendas.

   "Sin hacer ninguna innovación inutil en los principios del gobierno establecido, habíamos voluntariamente adoptado ciertas disposiciones, de acuerdo con nuestro primer magistrado, con la mira formal de conservar ese territorio, y acreditar nuestro afecto al gobierno que antes nos protegía.

   "Este punto consagrado de nuestra parte por la buena fé, quedará como un testimonio honroso de la rectitud de nuestras intenciones, y de nuestra inviolable fidelidad hácia nuestro rey y nuestra amada patria, en tanto que una sombra de autoridad legítima reinaba todavía sobre nosotros. No buscábamos sino un remedio pronto á los riesgos que parecian amenazar nuestras propiedades, y nuestra existencia. Nuestro gobernador nos animaba á ello con promesas solemnes de cooperación y asistencia. Nuestro gobernador nos animaba á ello con promesas solemnes de cooperacion y asistencia; pero ha procurado hacer de estas medidas que habiamos tomado para nuestra preservacion, el instrumento de nuestra ruina, autorizando del modo mas solemne la violacion de la leyes establecidas  y sancionadas por él mismo como leyes del país.

"Hallándonos en fin, sin ninguna esperanza de proteccion de parte de la madre patria, engañados por un magistrado, cuya obligacion era proveer á nuestra propia seguridad como un estado independiente y libre, que queda disuelto del vinculo de fidelidad que un gobierno que no le protege. En consecuencia nosotros los representantes del pueblo de este país, tomando por testigo de la rectitud de nuestras intenciones al Supremo regulador de todas las cosas, publicamos y declaramos solemnemente, que los diversos distritos de que consta la Florida occidental forman un estado independiente y libre, con derecho á establecer por sí mismos la forma de gobierno que juzguen conveniente á su seguridad y dicha: de concluir tratados: de proveer á la defensa comun; y en fin, de celebrar cualesquiera actos que puedan de derecho hacerse con una nacion libre é independiente; declarando al propio tiempo que desde esta época todos los actos actos ejecutados en la Florida occidental por tribunal ó autoridades que no tengan poderes del pueblo conformes á las disposiciones establecidas por esta convencion, son nulos y de ningun efecto. Excitamos á todas las naciones extrangeras á que reconozcan nuestra independencia, y á que nos presten la asistencia que es compatible con las leyes y unas de las naciones.

 "Nosotros los representantes nos obligamos solemnemente á nombre de nuestros comites, con nuestras vida y haciendas, á defender la presente declaracion, hecha en junta en la villa Baton Rouge á 26 de setiembre de 1810.- Edmundi Haws.- John Morgan.- Thomas Lilley.- Joh H. Tohnzon.- Thon Mills.- Wm. Spiller.- Philp Hickey.- Wm. Burrow.- Thon W. Leonard.- Jhon Rhea, presidente de la convencion. Por mandato de la misma, Andrés Steele. secretario. (1)

 Lo que vemos en las imágenes son, primero, el mapa de la costa de la Louisiana original del siglo XVIII, luego el mapa de los Estados Unidos en donde se ve el enorme territorio llamado Louisiana Purchase que va desde el Golfo de México hasta casi llegar a la actual frontera con Canadá. El símbolo de amor infinito de Dios está expresado en el escudo de Louisiana a través del pelícano que alimenta a sus polluelos, esto no está asociado con la religión Católica sino con la simbología  Masonica. Viene luego la medalla conmemorativa del Bicentenario de la adhesión de Louisiana a los Estados Unidos en 1812. Finalmente la bandera conocida como Bonnie Blue (bella azul) que se usara para la pretendida república independiente de Florida Occidental de 1810 a 1812.

Fuente:

1.- Hernández y Dávalos, J. E. Colección de Documentos para la Historia de la Guerra de Independencia de México. Volumen II, No. 50. Comisión Nacional para las Celebraciones del 175 Aniversario de la Independencia Nacional. México, 1985.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada