jueves, 16 de agosto de 2012

1942, un 15 de Septiembre diferente a todos.

 Al comenzar la década de los años cuarenta del pasado siglo XX Europa se encontraba ya en guerra. El nazismo, el fascismo y los socialistas de la Unión Soviética, cada uno con su filosofía e ideología luchaban, si bien Italia y Alemania se habían ya unido, formando el Eje, al que agregarían luego a Japón. Para el 1 de diciembre de 1940 el general Manuel Ávila Camacho tomaba el cargo de Presidente de la República, la banda le era entregada por otro general: Lázaro Cárdenas.

El 13 y 14 de mayo de 1942 suceden dos situaciones que ponen en riesgo la tranquilidad del país, son bombardeados en el golfo de México los buques de bandera nacional el Potrero del Llano y el Faja de Oro por navíos alemanes; pocos días después, el 22 de mayo, México se declaraba en guerra contra el Eje, es decir, contra Alemania, Italia y Japón. 

México se encontraba dividido, no por asuntos de la guerra, sino por la política implantada por Cárdenas, el cual, con las leyes de expropiación, tanto del petróleo como de haciendas y casinos y la implantación de un modelo socialista de educación; aunado a la crisis política que se desató cuando se convocaron a elecciones para Presidente de la República, se había creado el caldo de cultivo que, para sazonarlo y hacerlo más crítico aun, se le sumaba esa declaratoria de guerra. Es por eso que el 15 de septiembre de 1942 el presidente Ávila Camacho convoca a la ciudadanía a la Ceremonia de Acercamiento Nacional la cual contó con la presencia de los ex presidentes de la República que podemos ver en la fotografía: Plutarco Elías Calles, Abelardo Rodríguez, Pascual Ortíz Rubio, Emilio Portes Gil, Adolfo de la Huerta y Lázaro Cárdenas.
 
El discurso que lee el presidente Ávila Camacho es, en buena medida, para exaltar el amor a la patria y justificar ante el pueblo la entrada de México al conflicto armado que ya era mundial. Entre otras cosas lo que en ese día dijo fue:

"México conmemora este año su independencia bajo el signo dramático de la guerra. La hora es de unión y austeridad. De cada una de las entidades del territorio nos llega un mensaje análogo: México está decidido a colaborar para la victoria final de las democracias; las ciudades de México no desean permanecer en el ocio de una espera inerte e irresponsable; el pueblo de México no se dejará vencer por la desmoralización de los derrotistas ni por el temor de una lucha que aceptamos con energía y que libraremos con pundonor".

Esta Ceremonia, llamada de Acercamiento Nacional, tuvo verificativo a las 11 de la mañana del emblemático 15 de septiembre en la Plaza de la Constitución; por la noche, a la hora acostumbrada, se daría el tradicional Grito en forma austera pues México estaba ya participando en la II Guerra Mundial.

Un interesante documento relacionado a estos acontecimientos lo puedes ver aquí:
http://cuid.unicach.mx/?s=3&bd=4&he=1&id=6249&archivo=No%2077%20adelante%20semanario%20organo%20oficial%20de%20la%20fed%20reg%20de%20trabajadores%20de%20Soc%201942.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario