miércoles, 19 de septiembre de 2012

El monumento efímero a Miguel Hidalgo en 1914, luego de la invasión norteamericana.

254.- Uno de los monumentos a Hidalgo más sorprendentes por su idiosincrasia (seguramente efímero, en este caso) es, sin lugar a dudas el que se le levantó en la ciudad de México en 1914 en circunstancias por demás distintas a la mera celebración. Este no fue precisamente un monumento que se haya pensado levantar al Padre de la Patria, sino que allí se encontraba el monumento a George Washington que la colonia norteamericana regaló a México a raíz de los festejos del  Centenario. La primera piedra se colocó en ceremonia especial el día 11 de Septiembre de 1910, en la Plaza Dinamarca. No sé cuándo habrá sido concluido el monumento pero, sucedió que, en 1914 hubo una invasión de los Estados Unidos a México en el Puerto de Veracruz, el monumento se dinamitó y en su lugar se colocó el busto de don Miguel Hidalgo.

Lo que vemos en la foto es la Plaza Dinamarca, antes de que se colocara la estatua de Washington, misma que, fue dinamitada luego de la invasión norteamericana, como muestra del rechazo de los mexicanos hacia la actitud de los Estados Unidos que querían aprovecharse de la coyuntura que presentaba el país luego de haber estallado la Revolución de 1910.

"Llegaron a Veracruz 44 barcos estadounidenses de guerra sin ningún comunicado ni declaración de guerra al gobierno mexicano. El ataque al puerto comenzó el 21 de abril de 1914, ocupando los edificios más importantes. Las tropas del comandante militar de la plaza, el general Gustavo Mass, se habían retirado del lugar por mandato del mismo Huerta. A pesar de ello, se integró una defensa por noventa cadetes de la Escuela Naval Militar, 100 soldados de 19º batallón y voluntarios civiles. No fue hasta noviembre que las fuerzas constitucionalistas del general Heriberto Jara recuperaron la ciudad". (Wikipedia)

Este era el monumento a Washington.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada