jueves, 8 de septiembre de 2011

Nuestra Señora de Guadalupe y las virgenes tocadas.

A todos los mexicanos nos han contado en nuestra niñez que don Miguel Hidalgo tomó una imagen de la virgen de Guadalupe en Atotonilco y que la usó como bandera del ejército Insurgente, eso lo hemos visto reflejado en innumerables monumentos, incluso en el billete conmemorativo de doscientos pesos que se emitió el año pasado apareció la escena en que El Padre de la Patria enarbolaba ese estandarte, acto que, en una exposición realizada en la Basílica de Guadalupe se parafraseó la idea y se le nombró La Madre de la Patria, en franca referencia a la imagen Guadalupana. Lo que vemos en la fotografía es la pintura de la virgen de Guadalupe realizada por Andrés López en 1805 que se exhibe en el Castillo de Chapultepec.

Sobre esta pintura hay toda una historia por detrás. Se dice, desde 1896 que fue la utilizada por Hidalgo como bandera; la inexactitud del dato "quedó sellado por medio de un informe elaborado por un perito del Museo Nacional y un acta oficial de autentificación suscrita por la Comisión de Trofeos del ya desaparecido Museo de Artillería." esto lo escribe Jacinto Barrea Bassols en su libro "Pesquisas sobre un estandarte, que a consecuencia del Bicentenario el INAH reimprimió apenas en 2010. Ese perito que menciona se refiere al pintor José María Velasco, el cual declara: "... es una verdadera pintura al óleo y no tiene las condiciones de un estandarte, pues su tamaño, forma, preparación y pintura, lo hacían impropio para traerlo y llevarlo entre la multitud de gente que seguía al Sr. Cura Hidalgo." (1) "La pintura estuvo primero a la entrada del Museo de Artillería desde su inauguración en 1896 hasta su clausura hacia 1917, y después en un lugar privilegiado del Museo Nacional de Historia desde que éste abrió al público en el año de 1938." (2)

Esta tradición de las pinturas reverenciadas de la virgen de Guadalupe nos remiten al siglo XVIII cuando, luego de su nombramiento como Patrona de la Nueva España, su culto, de por si ya difundido, especialmente hacia el norte del territorio, requirió de copias files de la original para que fueran expuestas a su adoración en todos los templos pues, ya era la Patrona de todo México. "Fue en aquel año en que se mandó a que en los calendarios eclesiásticos se señalara el 12 de diciembre como fiesta de precepto, hasta que la Santa Sede Apostólica no conceda oficio y misa propios. Benedicto XIV fue quien, en 1756, oficialmente sancionó estas peticiones, a la vez que otorgó los usos litúrgicos propios que se habían requerido para Guadalupe". (3)

Debido a esa demanda de imagenes Guadalupanas que se da en todo el territorio de la Nueva España, surge el concepto de la "tocada de la original", esto, seguramente debido a que "el insigne pintor mexicano Miguel Cabrera realizó una copia directamente del ayate milagroso para ser mostrada al pontífice; cuenta la tradición que éste se emocionó hasta las lágrimas cuando la miró por primera vez, y preguntó si en verdad era así de bella. "Más todavía", fue la respuesta de la comitiva mexicana que llevaba la copia del lienzo." (4) Vienen luego aquellas palabras que Benedicto XIV pronuncia y que se ha vuelto el lema oficial de la Patrona de México: Non fecit taliter omni natione.

Viendo este detalle del grabado en marfil que encontramos en el marco de la "virgen tocada" que aparece en la fotografía anterior y que no es la misma que vimos en la primera fotografía que es la que se dice fue la usada por Hidalgo, pensamos que, si la declaratoria oficial de la Fiesta de Precepto se dio en 1756 fueron al menos los diez años posteriores que hubo la enorme demanda de copias fieles de la Guadalupana, el Guadalupanismo estaba en efervecencia al grado tal que medio siglo más tarde pensándolo o expontaneamente, Miguel Hidalgo toma la imagen como símbolo de la nueva Nación.

El tiempo pasa, las ideas, unas se quedan, otras prosperan y otras más, de plano se olvidan. Sucede que, el 14 de noviembre de 1921 se colocó una bomba a los pies de la imagen en la Basílica de Guadalupe, se dijo oficialmente que nada había sucedido, pero hubo la necesidad de que el pintor zacatecano Candelario Rivas que en ese momento residía en Salamanca, Guanajuato; fuera a retocar el cuadro, todo esto aconteció bajo absoluto secreto. A su regreso a Salamanca, continuó con su trabajo de pintura que realizaba en el Santuario del Señor del Hospital, y fue cuando elaboró una copia fiel, una "virgen tocada" pues él acababa de estar, como sucedía en el siglo XVIII con algunos elegidos, frente al ayate y tenía en su mente todos los detalles para elaborar una copia fiel, la cual se encuentra en la parte alta del mencionado templo y del cual vemos una fotografía.

Estamos en Septiembre, el Mes de la Patria, celebraremos ya 201 años del inicio de la guerra de Independencia, recordaremos que fue entonces cuando se tomó una imagen religiosa como bandera de la nueva nación, si era una imagen tocada o no tocada, a este punto no importa; era y es la imagen del símbolo que todo mexicano asocia con México.

Fuentes:

1.- Sánchez, Jesús. Informe al señor Secretario de Justicia e Instrucción Pública respecto a la Autenticidad de dos Estandartes de la Época de la Independencia de México. Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. México. Imprenta del Sagrado Corazón de Jesús, 1897. Citado por Jacinto Barrera Bassols.

2.- Barrera Bassols, Jacinto. Pesquisa sobre un estandarte. INAH. México, 2010

3.- Camacho de la Torre, María Cristina. Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe. CONACULTA, México, 2001.

4.- Camacho de la Torre, María Cristina. Op. cit.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada