miércoles, 21 de noviembre de 2012

La Cabeza de Águila trasladada de Aculco, Estado de México.

 La estela de Cabeza de Águila que ahora vemos le corresponde el número 82 de las 260 que fueron colocadas en total cuando se concibió el proyecto de la Ruta de Hidalgo 1810-1811 que el Gobierno Federal, encabezado por don Adolfo López Mateos, decidió colocar durante los festejos del Sesquicentenario del inicio de la Independencia celebrado hace ya 52 años, en 1960. A lo largo de la ruta, que pasa por once estados del país, muchas cosas han sucedido a estos monumentos. Algunos se conservan intactos y en el lugar en donde originalmente se colocaron, otras fueron movidas debido al crecimiento de las poblaciones en este medio siglo. Algunas han sido deterioradas, otras robadas, algunas están en el olvido y unas más están perdidas pues nadie sabe en donde fueron a parar. El caso de Aculco es un poco particular. 

 El proyecto original, el que estuvo a cargo de don Jaime Torres Bodet, entonces Secretario de Educación Pública, a través del Instituto Nacional de Bellas Artes. Una vez determinado el número de 260 monumentos, cabalístico en la cosmogonía del antiguo México, y luego de identificar cabalmente la ruta, se giraron las instrucciones para que las estelas fueran levantadas en la plaza principal del pueblo o a la entrada o salida del mismo, siempre marcando con el pico del águila la dirección hacia donde el contingente encabezado por don Miguel Hidalgo se dirigió. La opción para las zonas rurales era, para protección de la escultura, dentro de la propiedad de la escuela pública, pero siempre exhibiéndose a los moradores y paseantes.

 Siendo Aculco un pueblo, una cabecera municipal, la estela de Cabeza de Águila se colocó originalmente en  una plaza contigua al atrio de la parroquia de San Jerónimo, como lo podemos apreciar en la fotografía anterior pero, cosas de la vida e intervenciones de autoridades, ésta se decidió mover, casi ocultar, y se colocó dentro de las instalaciones de la escuela Isidro Fabela. Recuerdo que cuando hice el recorrido de la ruta y pasé por Aculco, me fue imposible entrar en la escuela debido a que era periodo vacacional pero, como reza el dicho, "no hay plazo que no se cumpla" y, gracias a las redes sociales tan en boga actualmente, podemos comprobar que...

Efectivamente, en las instalaciones de la mencionada escuela sobrevive la Cabeza de Águila número 82.

Para ver más sobre la Ruta de Hidalgo por Aculco, entra aquí: Aculco

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada