lunes, 15 de septiembre de 2014

Los héroes de la Independencia en el Paseo de la Reforma.

Un país de héroes.

   "...había sido el mismo historiador Francisco Sosa quien insistió desde 1872, precisamente el año en que el presidente Sebastián Lerdo de Tejada habilitó el Castillo de Chapultepec como residencia presidencial, en dotar de estatus al Paseo de la Reforma. Con esta finalidad cada una de las entidades federativas fue invitada a donar dos esculturas de los patriotas, de la primera y segunda independencia, de sus respectivos terruños. (...) Él cuenta que mediaba el año de 1887 cuando escribió en el periódico El Partido Liberal un artículo para proponer que se colocaran en la capital de la República "las glorias patrias" y estuvieran siempre "representadas honrosamente todas y cada una de las entidades federativas".

   La propuesta consideraba que las estatuas fuesen colocadas en la Calzada de la Reforma, que comenzaba luego de la glorieta con la escultura de Carlos IV y hasta las puertas del Bosque de Chapultepec, donde previamente se hicieron construir los pedestales para sostener las estatuas. Como construirlas todas sería costosísimo para el gobierno federal, se consideró adecuado que cada estado tomara la idea bajo su patrocinio".

   "La iniciativa incluía a los héroes que lucharon por la libertad durante lo que llamó "la inicua invasión de 1847", cuando Estados Unidos e hizo la guerra a México; así como a quienes "formaron la Carta Fundamental de 1857, los que combatieron por ella, los que en la guerra contra la Intervención y el Imperio defendieron la honra nacional; la propuesta se extendía a "quienes sobresalieron en el periodismo, en la diplomacia, en la propagación de la enseñanza popular, en las academias y en la tribuna". (1)

   Estamos ahora entendiendo mejor la razón por la cual encontramos en las estatuas del Paseo de la Reforma a personajes que lucharon en la guerra de Independencia, en la Intervención Francesa, en la Intervención norteamericana, en la guerra de la Reforma, así como periodistas que en estos periodos históricos, con sus plumas, motivaron a mantener la soberanía nacional. 

   Son 38 esculturas las que fueron colocadas entre la Columna de la Independencia y la glorieta del Caballito, 3 corresponden al Distrito Federal, 1 al Estado de México, y 2 a Veracruz, Yucatán, Hidalgo, Sonora, Nuevo León, Oaxaca, San Luis Potosí, Jalisco, Durango, Chihuahua, Coahuila, Tabasco, Aguascalientes, Guerrero, Sinaloa, Michoacán y Tamaulipas, respectivamente. Los estados de Guanajuato y Puebla no hicieron aportaciones por no saber cuáles, de sus muchos héroes, debían estar allí. Y los estados de Chiapas, Campeche, Colima, Tlaxcala, Morelos, Zacatecas, y los territorios de Nayarit, Quintana Roo y Baja California no estaban representados por haber sido "los últimos en obtener categoría de estados". 

   Ya en el siglo XX, para el 24 de agosto de 1976, el presidente de la República, Luis Echeverría Álvarez, inauguraría la segunda parte de los cuerpos escultóricos, 40 de ellos, entre las glorietas del Caballito hasta la de Peralvillo y en ellas se representaría a personajes de los estados no incluidos en el proyecto original.

   Los héroes y personajes incluidos en la primera etapa, que participaron en la Independencia son: Andrés Quintana Roo, Julián Villagrán, Servando Teresa de Mier, Antonio León, Carlos María Bustamante, José Mariano Jiménez, Guadalupe Victoria, Miguel Ramos Arizpe, José Eduardo Cárdenas, Francisco Primo Verdad, Hermenegildo Galeana, Leonardo Bravo, Ignacio López Rayón y Francisco Manuel Sánchez de Tagle.



  Para ver todas las imágenes de las esculturas, de la primera etapa, del Paseo de la Reforma, entra aquí.

Fuente:

1.- Martínez Assad, Carlos. La patria en el Paseo de la Reforma. FCE-UNAM. México, 2005. pp.41-42

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada