martes, 14 de octubre de 2014

El monumento a Morelos que Maximiliano mandó levantar.

   En el olvido, aunque se dice que será intervenido en este año, encontramos un monumento que se levantó a la memoria de José María Morelos y Pavón. Este, como muchos de los monumentos levantados en el siglo XIX, guarda una interesante historia, dado que fue mandado erigir por el Emperador Maximiliano que buscaba rescatar del olvido a los héroes de la Independencia. Gracias a él, al Emperador, se localizó a un pariente próximo al cura de Dolores y se logró hacer una aproximación a los rasgos del Padre de la Patria. En el caso de Morelos, lo que vemos es otra cosa.

   "La pasión de Maximiliano por los monumentos, así como por otros menesteres semejantes, fue bien conocida; nunca lucieron más bellos los jardines del Castillo de Chapultepec como antes los de Miramar en Trieste; combinaba en ellos flores exóticas y las plantas más diversas, así como árboles que hizo traer de los cinco continentes. Incluso mandó tapizar sus aposentos, como ya lo había hecho en su castillo europeo, con dibujos de piñas confeccionados en las fábricas parisinas; curioso que convirtiera en su preferida esa fruta tropical que descubrió en su viaje a Brasil.

   "No todas sus iniciativas fueron bien recibidas; en particular, los conservadores rechazaron los emplazamientos que el emperador buscó para la estatua de José María Morelos realizado por Antonio Piatti. La familia de los condes de Orizaba, que habitaban la Casa de los Azulejos, protestó porque la escultura fue colocada en la Plaza de Guardiola, visible desde la residencia. También molestó a la familia Escandón, que vivía en la que popularmente se conocía como la Casa de los Perros, justo fuente a la mencionada. Los conservadores no estaban de acuerdo con la frase que el liberal emperador le hizo colocar: "Al ínclito Morelos quien dejó el altar para combatir, vencer y morir por la libertad de su patria. Maximiliano Emperador, 1865". (1)


   Será bueno recordar que uno de los personajes que participó en el proyecto de un Segundo Imperio, quizá el más influyente luego de Gutiérrez Estrada, fue Juan Nepomuceno Almonte, cuyo verdadero nombre era Juan Nepomuceno Morelos Almonte, hijo del cura de Carácuaro, que para mantener la sana distancia a las habladurías prefirió usar el apellido materno para no desviar la atención a las virtudes y participación de su padre en la causa insurgente y en el proceso de liberación de México de la Corona española.

   En buena medida podemos pensar que él ejerció cierta influencia para que el Emperador decidiera levantar el monumento en cuestión. Monumento que, al igual que tantos otros, se volvió itinerante, pues, caído el Imperio, la estatua fue trasladada de la Plaza Guardiola a la explanada del Templo de la Veracruz para luego ser enviado a una glorieta en la recién creada Colonia Morelos, sitio en el que permaneció durante muchos años.

   Y sigue allí, en la Colonia Morelos pero ya arrinconado dado el crecimiento que ha tenido la ciudad de México, especialmente en las zonas populares como es el caso de la colonia que lleva el nombre del prócer de la Independencia Nacional.

   Pocos recuerdan que  allí, en la que ahora es la terraza el Banco de México, frente a la Torre Latinoamericana, estuvo el Edificio Guardiola, que fue hotel, entre otras cosas, y que fuera objeto de tantas críticas cuando se colocó allí el monumento. En dónde ahora está la Torre, se localizaba, orginalmente, la esquina sur-poniente del Convento "Grande" de San Francisco. "Un cuadrilongo de corta extensión, formado al Oriente por la casa de los condes del Valle, (Casa de los Azulejos, actual Samborn's), al Occidente por un pedazo de la calle de Santa Isabel (actual Eje Central Lázaro Cárdenas), al Norte por la Casa del Señor Escandón (actual Banco de México), y al Sur por la pared de la capilla del Señor de Burgos, perteneciente al convento de San Francisco (actual Torre Latinoamericana); he aquí lo que se llama en México la Plazuela de Guardiola. Esta plazuela recibió su nombre de los marqueses de Guardiola, fundadores de la casa que hoy pertenece a la familia Escandón". (2)

   En la actualidad el Monumento a Morelos se localiza en el barrio de Tepito en una plaza sobre las calles Eje 1 Oriente (Avenida del Trabajo) y Jarciería, entre Alfarería y Mecánicos.

Fuentes:

1.- Martínez Assaud, Carlos. La patria en el Paseo de la Reforma. UNAM-FCE. México, 2005. pp.29.31

2.- México y sus alrededores. Bajo la dirección de Decaen. Establecimiento Litográfico de Decaen, Editor. México, 1855-56 pp.24-25

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada