lunes, 24 de agosto de 2015

La ruta de Morelos, descrita por el propio Morelos. 10ª Parte

   Destreza, pericia, conocimiento, habilidad... los calificativos se van acumulando, son muchos, todos engloban la personalidad de José María Morelos y Pavón, personaje crucial en la guerra de Independencia que, gracias a él, hubo una continuidad en el movimiento de insurrección. Insurrección, palabra prohibida por Calleja, de ese tamaño era la problemática de la época y es Calleja, si estuviéramos en una representación teatral, el personaje antagónico, el que está detrás de Hidalgo hasta lograr su captura, juicio y ejecución. Satisfecha esa inquietud, va por la segunda: la captura de Morelos. Entramos ahora en la pregunta trece y catorce del interrogatorio al cura de Carácuaro:

   Y responde a la décima tercia que dice.... ¿Cuál fue el plan de sus operaciones cuando en octubre de 1813 se presentó con Matamoros en la provincia de Puebla, de qué fuerzas de infantería y caballería disponía, y motivos que le decidieron a emprender su marcha a Valladolid; si fue por temor del ejército real que se acercaba a Tepecuacuilco, o por considerar fácil la toma de aquella ciudad con los auxilios que se prometía de ella, expresando si estaba en comunicación con algunos de sus habitantes, y quienes sean.... 

   Dijo: Que en "octubre de 1813 se hallaba el que declara en Chilpancingo, y Matamoros había ido a auxiliar a Bravo que estaba sitiado, de cuyas resultas, y de haber salido Bravo de aquel punto donde estuvo exiliado, determinó Matamoros con sus fuerzas hacer una tentativa sobre el convoy que venía de Orizaba para Puebla, al cual derrotó en S. Agustín del Palmar. A estos dos individuos mandó el exponente en el propio mes de octubre, que se dirigieran con toda la gente que pudieran reunir para Tepcuacuilco, en donde recibirían sus. Órdenes referentes a la marcha que había intentado hacer a Valladolid; y habiendo llegado aquellos al referido Tepecuacuilco, les previno por medio de Galeana que se dirigiesen por Telolóapan á Tlalchapa, donde se reunirían con el que declara. El objeto del que expone aunque fue el de acercarse a Valladolid, no lo comunicó a los suyos, y sí solo les previno a Matamoros y Bravo que viniesen a Tepecuacuilco con el fin de atacar a las tropas del rey que mandaba allí Moreno Daoix; pero como estas se retiraron, no tuvo ya aquella necesidad, y de consiguiente les previno que se le reuniesen a donde llegó el que responde por el camino de Tlacotepec, Tetela, Teznapa, habiendo precedido el echar al rio en Mezcala 3 culebrinas de a cuatro en balsas para facilitar la sierra que intermedia por donde estas no podían pasar. El acercarse a Valladolid tenía por objeto la toma de aquella ciudad, la que no creyó difícil respecto a su corta guarnición de 800 hombres, y a los conocimientos que tenia del lugar de su nacimiento. Que no tuvo para esto ninguna comunicación con los habitantes de aquella ciudad porque aquellos las hacían directamente con Muñiz, quien se las trasladaba al declarante, al mismo tiempo que Verdusco y Liceaga le instaban a que se acercase a aquella ciudad, por ser la más propia para la residencia del congreso.

  Y responde a la décima cuarta pregunta que dice.... Refiera lo ocurrido en las acciones de Valladolid y Puruaránta donde se retiró después: su marcha hasta Coyuca y Tlacotepec: derrotas que sufrió, y orden de quien fueron degollados o fusilados los miserables prisioneros que existían en su poder, y en qué número.... 

Dijo: Que en el pueblo de Cutzamala se reunió con Matamoros, Bravo y Galeana a principios de diciembre de 1813, y habiendo hecho alto solo un día marcharon para Huetamo, Tacámbaro y Tiripitío, y en este intermedio se le reunieron Muñiz, Arias, Ortiz y Vargas: que el todo componía un grueso de 5.700 hombres de infantería y caballería con 30 cañones de todos calibres; y habiéndose acercado á Valladolid el 23 por la mañana, le intimó la rendición al comandante de las armas, a los cabildos eclesiástico y secular, prefijando el término de que ahora no hace memoria, en cuyo intermedio de horas mandó a Galeana que se situase en las lomas del Zapote, y este se precipitó y rompió sus fuegos antes de haberse concluido el término de la intimación; pero en este particular tiene alguna duda de si fue así o no; lo cierto es que emprendió el ataque por el puesto fortificado de la garita del Zapote, al mismo tiempo que el que declara llamó la atención del enemigo por el llano de Santa Catalina; de cuya operación que duró toda la tarde del día siguiente, la noche de este, y la mañana del 25, resultó una derrota general con pérdida de mucha gente, 27 cañones, porción considerable de fusiles, y muchas municiones. El que declara se retiró a la hacienda de Chupio, y allí reunió los restos que le habían quedado de Valladolid; de allí marchó a la hacienda de Puruarán con intención de pasarse a Uruapan, lo que no verificó por acabar de reunir allí algunos dispersos, y una partida de 700 hombres que traía D. Ramón Rayón de Zitácuaro, la que en efecto llegó, y con ella compuso un grueso de 300 hombres, inclusos 2.200 de infantería con 23 cañones. En esta hacienda se mantuvo cuatro días, y porque supo dos antes del 5 de enero en que fue la acción (de Puruarán) que las tropas del rey al mando del brigadier Llano se le acercaban, dispuso hacer un parapeto de piedra para esperarlo. 

   La acción duró poco tiempo, y su resultado aunque el declarante estaba a tres leguas de allí, fue nueva derrota, dejando 22 o 23 cañones, porción muy considerable de fusiles, mucha pérdida de gente entre muertos y prisioneros, y todas las municiones. La retirada la hizo por Coyuca, Axuchitlan y Tlacotepec con solo su escolta, y como hombres con 500 fusiles que se le fueron reuniendo, no solo de los dispersos de Puruarán, sino también de Valladolid. Allí solo estuvo ocho días, después de los cuales retrocedió por Coronilla a internarse a Acapulco por la sierra madre, a donde llegó a principios de marzo. En Tlacotepec acordó con el congreso y a consecuencia sentenció a muerte los 203 prisioneros europeos que tenía en Tecpan y Zacatula; los mismos que propuso el declarante al gobierno de esta capital por la vida de su segundo Matamoros que fue hecho prisionero en Puruarán; advirtiendo que aquella sentencia la pronunció luego que supo que en Valladolid había sido pasado por las armas el expresado Matamoros; y la ejecución de aquellos europeos la verificaron Pablo Galeana, Mongoy, y Brizuela en las inmediaciones de Acapulco, Tecpan, Coahuayutla, Zacatula, y Axuchitlan, unos fusilados y otros degollados, según después supo. (1)

Fuente:

1.- Historia militar del General Don José María Morelos, sacada en lo conducente a ella de sus declaraciones recibidas de orden del virrey de México cuando estuvo arrestado en la ciudadela de esta Capital. Suplemento al Cuadro Histórico de la Revolución Mexicana, ó sea la historia militar del general D. José María Morelos, sacada literalmente en lo conducente, de la causa que le formó la capitanía general de México. Impreso en la Oficina del Águila. México, 1825, pp

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada