sábado, 16 de julio de 2011

El monumento efímero en Palacio Nacional, 6 de octubre de 1910

Durante las fiestas del Centenario el elemento más novedoso que se incluyó en los decorados fue la luz eléctrica, la cual tenía poco tiempo de haberse usado para tal fin. Palacio Nacional fue el recinto en donde la noche del 6 de octubre de 1910 se ofreció la cena de gala con la que se darían por concluidas las celebraciones. Algo que esa noche destacó fue el monumento levantado en el patio central en el que se rendiría homenaje a los héroes encabezados por don Miguel Hidalgo. Hay quien afirma que los restos que se encontraban en Catedral fueron pasados esa noche allí, pero los documentos no existen, yo más bien pienso que el monumento daba la idea de tener en la parte superior una urna donde hipotéticamente estarían esos mencionados restos. La impresionante fotografía es del libro de Genearo García.

"Dentro de los festejos del Centenario de la Independencia, uno que parece haber sido relegado en el olvido, es el relacionado con el monumento efímero dedicado a los héroes de la Independencia que por encargo del gobierno del presidente Porfirio Díaz, el arquitecto Federico Mariscal construyó en el patio principal del Palacio Nacional. La relevancia del evento así como o sustancial de esta obra en la carrera del arquitecto le otorgan un valor que resalta interesante analizar..."


En esta vista del Palacio Nacional vemos como era originalmente, aun no se le había construido el tercer piso, la fotografía que pertenece al álbum La capital de México, tomada aproximadamente en 1880 nos ilustra mejor de cuales fueron las dimensiones del monumento efímero, considerando que sobresalía del patio central.


"El monumento realizado para el Centenario, de inspiración académica, estaba formado por un gran basamento con escalera frontal, el cuerpo cuadrangular del propio monumento y un catafalco superior en el cual fueron depositadas, provisionalmente, las cenizas de varios de los héroes de la Independencia. sobre el frente se colocó una inscripción que decía Patria 1810-1910 y a los lados la lista de los héroes. En las esquinas del basamento, y en los ángulos de la plataforma inferior, se colocaron cuatro grandes incensarios para darle volumen a la composición.


"El cuerpo del monumento estaba decorado en las esquinas con cuatro haces de cañas y hachas pretoriales y coronado por ocho remates flameros votivos, unas enormes guirnaldas de hojas enlazaban los remates y caían a los lados de la placa conmemorativa terminando en una descomunal flor, son los únicos detalles que tal vez por su exuberancia hablan de México como país exótico olvidando la mesura académica.


"En la parte superior un águila imperial coronaba el monumento, que sobresalía de la azotea del Palacio Nacional que para esa época era todavía de dos pisos y cuyo patio fue techado especialmente para la ocasión, e, iluminado con luz eléctrica, maravilla de la época. El monumento fue totalmente construido en madera, hierro, tela y cartón pintado". (1)


Esta es la maqueta que se exhibió en la Universidad Iberoamericana a propósito de la exposición que recordaba lo creado por Federico Mariscal.


Sobre la esplendidez de los menús servidos durante las fiestas del Centenario, sobresale uno en el que incluía:

Melon Glacé au Clicquot Rosé

Potage Christophe Colomb

Saumon du Rhin Grillé á la St.Malo

Poullarde á l'écarlate.


Y el servicio fue más o menos así:


Emiliano Zapata, que entonces servía como caballerango a una de las más encumbradas familias de la capital, diría que los caballos que el atiende viven mejor que todos aquellos que él conoce en Morelos, la Revolución no tardaría mucho en comenzar...




Fuente:

1.- Noelle, Louise. Schavelzon, Daniel. Monumento efímero a los héroes de la independencia. Instituto de Investigaciones Estéticas. Número 55, volumen XIV. UNAM. México, Mayo, 1986.

1 comentario:

  1. Que hermoso monumento. ¿qué habrá sido de él?

    ResponderEliminar