domingo, 29 de agosto de 2010

Mujeres en la Independencia, seguimos rescatando más biografías para un justo reconocimiento de su participación.


Mariana Legorreta de Del Castillo (1759-1846)
Nombrada en los documentos indistintamente como Mariana, Ana María o María Ana, nació en el rancho de San Isidro, entonces en la jurisdicción de Aculco y actualmente perteneciente a Polotitlán. Fue la hija mayor de don Manuel de Legorreta y María Josefa Godoy. Tuvo como hermanos a María Teresa, María Rosa, José Joaquín, María Luisa (quien casó en segundas nupcias, en 1804, con José Rafael Polo Díaz de la vega, héroe insurgente epónimo de Polotitlán) y el menor, Nicolás (1777-1875). El arraigo de la familia Legorreta en esta región databa de las primeras décadas del siglo XVIII, cuando Salvador Miguel Legorreta (abuelo de Mariana), originario y vecino de Ixtlahuaca, se casó con Bernarda Díaz Romero, hija de los propietarios del mencionado rancho de San Isidro.
Mariana contrajo matrimonio con José Francisco del Castillo, miembro de una de las familias de mayor renombre en la región, descendientes de la nobleza otomí de Jilotepec pero ya muy mestizos a esas alturas del siglo XVIII. El más destacado personaje de esta familia fue don Antonio del Castillo, propietario de las haciendas de Ñadó, San Diego de los Pozos, Nuestra Señora de Guadalupe Doxichó, Santiago Totó, San Isidro y Xuchitlán, así como casas, solares y otras propiedades en la provincia. Don Antonio tuvo dos hijos, Juan Dionisio y Antonio. Juan Dionisio procreó a Juan Lázaro y a José Francisco, el esposo de Mariana. De las vastas posesiones del abuelo llegaron a manos del matrimonio Del Castillo-Legorreta la hacienda de Totó y la casa en la esquina de la plaza mayor de Aculco.


En esa casa, Mariana recibió al cura Miguel Hidalgo y Costilla durante su estancia en Aculco, del 5 al 7 de noviembre de 1810, en vísperas de la batalla de Aculco. Según la tradición, aprovechando el parentesco con Mariana, su cuñado José Rafael Polo, así como sus hermanos Manuel y José Trinidad, conocieron aquí a Hidalgo y se unieron a la insurgencia; aunque no existe constancia documental de ese encuentro, lo cierto es que dos años después José Rafael figuraba ya con el grado de coronel en las tropas de Ignacio López Rayón. Esto parece demostrar una inclinación familiar hacia la insurgencia y no que Mariana se viera obligada a recibir a Hidalgo por la fuerza.
Mariana Legorreta tuvo por lo menos un hijo, Rafael del Castillo Legorreta, fallecido en 1861. En su descendencia se conservó por más de 150 años la casa en la que durmió Hidalgo, hasta que en la década de 1960 cuando, después de fallecer doña Lucía del Castillo, última mujer de esta familia en residir en esa propiedad, fue vendida a la familia Osornio.
Mariana falleció en Aculco a los 87 años de edad y fue enterrada en un túmulo funerario ya desaparecido que se encontraba muy cerca del acceso norte al atrio de la parroquia de Aculco. (1)


María Inés Navarro.
De María Inés Navarro no hemos podido encontrar mucho que nos hable de su vida, sabemos que es oriunda de Ocotlán Jalisco y fue allí en donde vivió toda su vida. Para 1810, una vez que el Amo Torres en camino a Guadalajara de su natal San Pedro Piedra Gorda en Guanajuato y con la autorización del cura Hidalgo que obtuvo en Irapuato para organizar el movimiento de insurrección en la zona del actual Jalisco, es a su paso por Ocotlán que varios personajes hace contacto con él y mantienen viva en la zona de la ciénega de Chapala la idea de independizar a México de España.
Es aquí en donde encontramos varios personajes notables, Encarnación Rosas, José Santana y Marcos Castellanos, además de María Inés Navarro quien, es la encargada de conseguir provisiones y pertrechos para luego enviarlos a la isla de Mezcala, lugar en donde se ubicaba el fuerte usado en contra de los españoles. A ella se le relaciona con el movimiento encabezado por el presbítero Marcos Castellanos, de quién encontramos un poco más de datos acerca de su vida:
“Hacia 1809 el dueño de la hacienda es Luis Macías, quien tenia buena amistad con el antiguo cura de Sahuayo don Marcos Castellanos, originario también de la Palma, quien vivía en Cojumatlán. En octubre de 1810 se levantan en armas contra la hacienda de Guaracha, a quienes veían como sus enemigos "gachupines". Después de una guerra de guerrillas emprendida por el viejo hacendado de La Palma, se fortifican con soldados cienegueños en la isla de Mezcala. Luis Macías fue fusilado en La Barca hacia 1812 y Castellanos toma el mando de las tropas insurgentes. En 1816 se indultan a la benevolencia del Rey. Castellanos se avecina en el obispado de Guadalajara y le dan por parroquia Ajijic, donde muere pobre y olvidado en 1826”. (2)




La representación femenina en las Monedas Conmemorativas 2010
En la edición conmemorativa del Banco de México, serie de 37 monedas que han sido divididas en 19 recordando los héroes del Bicentenario de la Independencia y 18 del Centenario de la Revolución encontramos que son solamente 4 las mujeres que allí se representan, Josefa Ortiz y Leona Vicario, por un lado y Carmen Serdán y la Soldadera por el otro. Esto significa apenas el 10.8% de representación femenina.




María Tomasa Estévez
De ella ya habíamos dado cuenta anteriormente. Épicas representaciones gráficas se han realizado de las mujeres que participaron en la Independencia, aquí una hecha en Salamanca, Guanajuato que nos recuerda a Tomasa Estévez, la recordada Friné Mexicana que muriera fusilada en el atrio de la Parroquia y luego su cabeza exhibida para escarmiento de la población.



Juana Pérez Estrada de Morelos
Si propiamente no es una heroína de la Independencia, esta mujer si tiene mucho que ver, pues es la madre de José María Morelos. Seguramente este Bicentenario nos está dando la oportunidad de entender el verdadero movimiento insurgente y la vida real de los principales personajes que condujeron a la emancipación. Encontramos muchas discrepancias y muchos datos ocultos en torno al origen de Morelos, pues su verdadero nombre debería ser José María Teclo Morelos Pérez. Este retrato que encontré en la pared de una escuela primaria de Puruándiro va un poco más allá del mito. Te recomiendo entres al enlace que pongo más abajo sobre la genealogía de Morelos, se llama El Pecado.



Ana María Gallaga Villaseñor
Aquí estamos en Jararemba, Michoacán, lugar de nacimiento de doña Ana María, madre del Padre de la Patria, don Miguel Hidalgo y Costilla. A ella se le levantó un monumento teniendo como punto de partida unos extraños retratos mandados hacer, al parecer, al final del segundo imperio de descendientes de la familia Hidalgo y Costilla – Gallaga.
Para ver el artículo inicial de la serie de Mujeres en la Independencia, entra aquí:
Fuentes:
1.- La biografía de Mariana Legorreta fue escrita por JLB, a quién agradecemos en mucho su colaboración. Te invito a que conozcas su blog:
2.- Historia de La Palma de Jesús, Michoacán.
3.- Herrera Peña, José. Artículo publicado en Internet.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada