sábado, 26 de junio de 2010

Indaparapeo, Michoacán. Cabeza número 27

Nos encontramos con un lugar más en donde hubo dos pasos, uno, el 15 de octubre, cuando se encontraban rumbo a Valladolid, y el siguiente, tres días después, cuando se dio el encuentro en entre los curas Hidalgo y Morelos. De este primer paso no hay estela de Cabeza de Águila, pues el que se encuentra, apunta su pico hacia el oriente, lo cual indica que es el relacionado al segundo paso que se dio en Indaparapeo.


“En el período de lucha por la Independencia este pueblo fue testigo y escenario de dos hechos importantes para la historia de Michoacán; el primero, ocurrió antes del 15 de octubre de 1810, al frente del ejército insurgente, marchaba sobre la ciudad de Valladolid y se encontró en este lugar con la comisión Vallisoletana, integrada por personal notable, como el canónigo Betancourt, el capitán José María Arancivia y el regidor Isidro Huarte, los que fueron al encuentro de los insurgentes para entregarles de manera pacífica la ciudad. El segundo, ocurrió el 18 de octubre de 1810, cuando se despidieron los señores Miguel Hidalgo y José María Morelos, y los moradores suponen, que fue en Indaparapeo y no en Charo, donde Hidalgo nombró a Morelos Jefe del Ejército del Sur”. (1)


“Mientras el Caudillo seguía su ruta a unirse con la otra parte de las huestes que lo esperaban para llegar juntos a su fin, Aldama, por órdenes suyas, había intimado rendición a Valladolid, desde Indaparapeo, en la madrugada del día 15, amenazando entrar "a sangre y fuego, en caso de resistencia." Estuvo la ciudad preparándose para hacer resistencia, desde que se supo el levantamiento de Dolores. Se contaba con el Regimiento de Infantería Provincial, con algunas compañías que se comenzaron a levantar, y se dispuso fundir artillería bajo la dirección del obispo Abad Queipo, para lo que se bajó el esquilón mayor de la catedral; pero se tuvo conocimiento de la aprehensión del intendente Merino y el comandante García Conde, y de que la mayor parte de la oficialidad del regimiento estaba comprometida con la revolución desde la conspiración allí descubierta el año anterior; con el convencimiento, por otra parte, de la insuficiencia de los preparativos y de que no podía tenerse confianza en el pueblo, hubo el día 12 de octubre una junta de jefes y autoridades presidida por el intendente interino, asesor don Alonso de Terán, en la que quedó decidido hacer entrega de la ciudad”. (2)


El temor era grande, se sabía de que a los europeos los detenían, en el mejor de los casos, así que en Valladolid, el obispo Abad y Queipo “había pensado incluso en fundir cañones y hasta llegó a bajarle la campana mayor de la Catedral. Después le entró el pánico y el obispo, el intendente y algunos regidores huyeron, La ciudad abandonada por sus autoridades y amenazada por Aldama desde Indaparapeo de entrar a sangre y fuego si ofrecía resistencia, le envió a tres parlamentarios: el canónigo Sebastián de Betancourt y León, el regidor y alférez real don isidro Huarte y el capitán de dragones don José María Arancivia. Los tres fervorosos realistas, llegaron a Indaparapeo a las tres de la tarde del 15 de octubre pero Aldama se negó a tratar con ellos la rendición de la ciudad ya que Hidalgo debería llegar al día siguiente con el grueso del ejército”. (3)


Para el siguiente día, 16 de octubre, fue la entrada del cura Hidalgo ya que “A las diez de la mañana, después de repartir nueve mil pesos como haber de dos días, a sus tropas, montó Aldama a caballo para ir a recibir al Cura. Como a las once un repique anunció la llegada de Hidalgo a Indaparapeo, el que se encaminó directamente a la parroquia, alojándose a la salida, en la casa cural. Allí pasaron a entrevistarlo los parlamentarios venidos de Valladolid, de los que, el canónigo Betancourt, trató de hacerlo desistir de su empresa revolucionaria, ofreciéndole ir a México a implorar su perdón; y queriendo hablarle a solas para ver de persuadirlo, lo invitó a entrar en una alcoba inmediata, tomándolo de un brazo; mas apenas hizo este movimiento se vio cercado de espadas y trabucos”. (4)


Fuentes:


1.- Enciclopedia de los municipios de México.

http://www.emexico.gob.mx/work/EMM_1/Michoacan/Mpios/16040a.htm


2.- Castillo Ledón, Luis. Hidalgo, la vida del héroe. Frente de Afirmación Hispanista – H. Ayuntamiento de Morelia. México, 2003.


3.- Benítez, Fernando. La ruta de la libertad. Editorial Offset. México, 1982.


4.- Castillo Ledón, Luis. Hidalgo la vida…



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada