sábado, 5 de junio de 2010

La ruta que siguió el cura Hidalgo desde Hacienda de Burras hasta Santa Fe de Guanajuato.

En el artículo anterior vimos lo sucedido la tarde del viernes 28 de septiembre de 1810, cuando se dio el asalto y toma de la Alhóndiga de Granaditas, dimos cuenta de los sangrientos sucesos, de los asaltos, robos y saqueos que sucedieron luego de la toma, pero, ¿Qué pasó en la mañana de ese día 28? Para ello recurrimos al historiador Castillo Ledón:


“Desde su salida de la hacienda de Burras, el Cura y sus huestes pasaron sucesivamente por la venta de la Purísima, Santiaguillo, Puentecillas, Estanco del Pulque, Retiro y Marfil, siguiendo toda la cañada de este nombre, y poco antes de la una de la tarde, la avanzada compuesta por indios provistos de lanzas, hondas, flechas y garrotes, comenzó a entrar en la ciudad por la calzada de Nuestra Señora de Guanajuato. Esta porción del ejército pasó el puente que remata la calzada y llegó hasta la trinchera próxima. El Intendente tenía parte del batallón y de los paisanos armados, en la azotea de la Alhóndiga, con bandera de guerra enarbolada; abajo, en la puerta, una fuerte guardia y reservas en el interior del edificio; la caballería del Regimiento del Príncipe, dentro de las trincheras Se había distribuido municiones y un corto refresco entre la tropa”. (1)


Era este el camino que conectaba a la Hacienda de Burras con la Hacienda de Puentecillas, el Mineral de Marfil y Santa Fe de Guanajuato.


De lo que es nuestro objetivo, el recorrer, reconocer y rescatar la Ruta de Hidalgo; nos hemos topado con algunas discrepancias, ya vimos la primera en Apaseo, ahora estamos ante una más fuerte pues, de acuerdo al Profesor Felipe Jiménez de la Rosa en cada uno de los lugares mencionados se colocó una estela de Cabeza de Águila, cosa que, precisamente hoy que recorrí esa parte, no vi ninguna.


“Entretanto el cura Hidalgo le envía la segunda intimación, la cual también es rechazada, por lo que dispone desde luego el avance sobre la plaza.


Septiembre 28 de 1810.- Las huestes insurgentes llegan a Guanajuato considerada como la metrópoli de la Independencia, pasando por los siguientes puntos:


Venta de la Purísima

Puentecillas

Estanco del Pluque

El Retiro

Marfil y

La Yerbabuena. (2)


En la actualidad La Venta de la Purísima se ha convertido en un rancho y por Purísima entendemos, los que por acá vivimos, que es una presa que existe, seguramente construida por los hacendados de la zona en el siglo XVII. En el caso de Hacienda de Puertecillas, esta ha sido ya dividida, como es el caso de prácticamente todas las Haciendas de México, la que fuera su extraordinaria obra de ingeniería hidráulica, su Caja de Agua es ahora una ladrillera y por donde se contenían las aguas en el pasado, es ahora un camino vecinal, como quiera los vestigios están allí.


En cuanto al Estanco del Pulque, de este no queda vestigio alguno. Normal será encontrarnos con un Estanco de Pulque en las proximidades de una ciudad rica con una considerable cantidad de consumidores de la bebida. Es interesante saber que “El virrey representaba al Estado absolutista de los reyes de Castilla en el México colonial. Por medio de la Real Hacienda, el sistema de estancos y los Consulados de Comercio, se regulaban las actividades económica y social. Los estancos eran monopolios estatales de pulque, pólvora, naipes y tabaco, principalmente”. (3)


De El Retiro no se sabe nada tampoco, en cambio Marfil es bien conocido. Fundado originalmente como Real de Santiago de Marfil en 1556, rápidamente progresó debido a las varias Haciendas de Beneficio que allí se instalaron.


El poblado de la Yerbabuena es en la actualidad un barrio de la ciudad de Guanajuato. En todo ese trayecto no hay ni una sola Cabeza de Águila, de las personas interrogadas ninguna dio testimonio de haber visto u oído alguna vez sobre estos monumentos. La Ruta de Hidalgo continuaría luego hacia la entrada de la ciudad de Guanajuato. Era ya el mediodía, en una hora más comenzaría el cruel primer encuentro armado de los Insurgentes con los Realistas.


Fuentes:


1.- Castillo Ledón, Luis. Hidalgo. La vida del héroe. Frente de Afirmación Humanista. México, 2003.


2.- Jiménez de la Rosa, Felipe. Ruta de Hidalgo 1810-1811. Pluma y Lápiz de México. México, 1960.


3.- Garza, Gustavo. Servicios generales de la producción en la Ciudad de México. Estudios Demográficos y Urbanos. Volumen 21, Número 2. El Colegio de México.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada