sábado, 18 de junio de 2011

Llegada de la cabeza de Hidalgo a Guanajuato. Octubre 14 de 1811

La historia oficial nos dice que: "la cabeza de Hidalgo fue trasladada de Chihuahua a Guanajuato, puesta en una jaula y colocada en una de las esquinas de la Alhóndiga". Eso, al igual que muchos pasajes de la historia de México es la versión breve, resumida, de un pasaje que fue seguramente penoso, doloroso, impactante y repulsivo también. Ese traslado obedeció a la idea de Calleja de coronarse como triunfador de un movimiento que, ya para octubre de 1811 había conseguido muchos adeptos, muchos adictos a la insurgencia, como en ese entonces se decía. Su idea era la de acabar de coronarse como gran triunfador al llevar a Guanajuato, justo el 28 de septiembre, luego de un año de haber sucedido los sangrientos hechos de la toma de Granaditas y, colocar allí, a manera de bizarra celebración la cabeza del que fuera el iniciador del movimiento de insurrección. Para ello giró instrucciones precisas de que debían de ser los fusilamientos con la debida atención de evitar los disparos en la cara, que los cuerpos deberían ser degollados, sus cabezas conservadas en sal y trasladadas a su lugar de origen, concentrándose en Guanajuato y exhibiéndose a lo largo del camino. Calleja planeó mucho, pero no todo se realizó, no contaba con la agilidad del manco García y que sus ataques en los Altos de Jalisco obligarían a ir deteniendo el que hemos decidido nombrar como "macabro envío". Lo que vemos en la imagen es la Plaza Mayor de Guanajuato a mediados del siglo XIX, litografía elaborada por Carl Nebel, la razón de incluir esta vista es debido a que, algo que no nos cuenta la historia oficial es que la cabeza de Hidalgo y los otros tres caudillos, no llegó a ser colocada directamente en la Alhóndiga, debió de esperar ocho meses y medio en este sitio, la Plaza Mayor, justo en torno a lo que era la perenne horca que allí se encontraba colocada.

En esta estupenda escena que encontramos en el sitio http://www.travel-leon.com/ bien podemos imaginar como fue la entrada del "macabro envío" a la que fuera una de las más ricas poblaciones de la Nueva España. De Silao partió temprano por la mañana, como era la costumbre de la época, "al rayar el sol" para cubrir las cuatro leguas necesarias para llegar a Marfil y de allí un legua más y estar ya en Guanajuato, solo que, el plan de Calleja original no funcionó. Recibir las cabezas y exponerlas como escarmiento a la población justo el 28 de septiembre, para luego de allí llevarlas la de Hidalgo a Dolores, la de Allende y Aldama a San Miguel el Grande y la de Jiménez, dejarla en Guanajuato. Esto no se dio debido al temor que había de que más que escarmiento, esto sirviera para que la población se levantara aun más a favor de la insurgencia. Por lo tanto las cabezas permanecieron en la Plaza Mayor más tiempo de lo pensado. Si Albino García hubiera tomado Guanajuato, como lo planeó, también para el 28 de septiembre, cosa que no sucedió hasta Noviembre, las cabezas hubieran tenido Cristiana sepultura, pero "habiendo salido Calleja para Guanajuato, Albino atacó la plaza, situando un cañón en el cerro de San Miguel y derrotando a las fuerzas que se le opusieron; los independientes entraron a la población llegando hasta la plaza de San Diego pero allí perdieron el cañón y se vieron obligados a retirarse". (1) Las cosas fueron muy distintas...

"Como ya afirmamos, nuestros primeros próceres fueron procesados como cabezas de la insurrección y al ser encontrados culpables -sin matices de culpabilidad- fueron condenados y fusilados en Chihuahua el 26 de junio de 1811: Allende, Aldama y Jiménez; y, el 27 de Julio [debería decir 30 de julio] de ese mismo año: Hidalgo. Sus cuerpos fueron decapitados y exhibidas sus cabezas en unas jaulas de hierro en los cuatro costados de la Alhóndiga de Granaditas desde julio de 1812 hasta marzo de 1821..." (2) A este punto me pregunto cuál sería ese sadismo, esa idea bizarra de tener las cabezas en exhibición. Cabezas que fueron cortadas, considerando la fecha de llegada a Guanajuato, 110 días antes las de Allende, Aldama y Jiménez y 76 la del cura Hidalgo. Presumo que la cabezas si fueron exhibidas como se dijo en la orden, ésto debió haber sido en una especie de vitroleros, de otro modo, las cabezas, putrefactas, luego se sacarlas y meterlas a lo largo de las 307 leguas, sería una tarea más que imposible. Finalmente, si nos ponemos a pensar que, luego de todo ese tiempo de "conservación", fueron sacadas para exhibirse en Guanajuato durante ocho mese y medio... ¿Qué macabra exhibición habrá sido eso que colocaron en las jaulas de hierro el 2 de julio de 1812? (La fotografía fue tomada en 1939, viene del blog de Alejandro Monzón.


Calleja informaría al virrey Venegas el 15 de octubre de 1811 lo siguiente:


"Ayer llegaron a esta ciudad las cabezas de Hidalgo, Allende, Aldama y Ximénez, y mandando que con el aparato posible se presenten al público con una proclama alusiva a la circunstancias; y me parece conveniente que respecto a la mayor seguridad que hay y debe de existir siempre en una ciudad se figen en ella por ser la capital de la provincia teatro de sus primeras expediciones y atrevidos proyectos y donde son bien conocidas de todos pues de embiarlas a Dolores y San Miguel el Grande se exponen a ser quitadas por las gavillas de insurgentes en alguna de sus entradas". (3)

Fuentes:

1.- Villaseñor y Villaseñor, Alejandro. Biografías de héroes y caudillos de la Independencia. Versión electrónica. http://www.senado2010.com/

2.- Flores, Imer B. Las proclamas y proezas de los primeros caudillos de la Independencia: La causa de Ignacio Allende y los casos de Juan Aldama y José Mariano Jiménez.
http://www.bibliojuridica.org/


3.- Serie documental operaciones de guerra. Col 192, fojas 94-44. www.agn.gob.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada