lunes, 5 de abril de 2010

El Águila en el escudo nacional del siglo XIX

El águila de frente, con sus elementos independentistas, el tambor, la corneta, el cañón. Mosaico encontrado en el Museo de la Independencia de Dolores Hidalgo, Guanajuato.


De acuerdo a la leyenda en el mítico Aztlán fue el punto de partida del último pueblo Chichimeca que recibió la orden de Huitzilopochtli para partir rumbo norte en busca de la señal, la cual era un águila que se encontrara parada en un nopal, devorando una serpiente. Sabemos que esta señal se hizo presente en lo que actualmente es el centro de la Ciudad de México y que allí fue levantada la que en 1325 la que fuera la capital del Imperio más poderoso de Mesoamérica en ese entonces y que fue en 1521 cuando cayó ante la fuerza de los invasores venidos de España.


En el mismo museo encontramos este que es el escudo oficial usado a mediados del siglo XIX, con el sol radiante al centro y el gorro frigio. El águila flanqueada por los símbolos neoclásicos de triunfo y paz, el laurel y el olivo.


Es desde entonces que la idea del águila está presente en todo mexicano. Un águila que pasó a ser el símbolo nacional, retratada con las alas extendidas, en un principio, sobrevivió de ese modo como la manera de identificarnos a todos en este país, coronada en ocasión del Primer Imperio, el declarado por Agustín de Iturbide, vuelta a coronar en el Segundo Imperio con Maximiliano I de México. Llevando el Gorro frigio, símbolo de la libertad, luego ostentando un radiante sol en el fondo y, ahora, la tenemos de perfil. Sea como sea, siempre ha sido un águila la que nos identifica a todos los mexicanos.


En un antiguo edificio en Huichapan, Hidalgo, encontramos este escudo labrado en cantera. Sus elementos son evidentes.


Seguramente el Aquila chrysaetos fue un ave que existió en abundancia en nuestro país, en la actualidad es rara ver una, todo esto debido a la terrible deforestación y a la poca conciencia que sobre el medio ambiente tenemos. Como quiera, el águila llegó para quedarse para siempre identificando a todos los que tuvimos el honor de nacer en México.


En Silao, Guanajuato, encontramos este grabado en el que se representa el escudo nacional usado durante la Reforma.


Así pues, al recorrer nuestro México, encontramos el que fuera el símbolo durante el siglo XIX de nuestro país. La misma escena, pero con distintos atributos. El águila con las alas extendidas mostrando toda su magnificencia, los tambores, la corneta y el cañón llamando a la guerra, el sol brillando en el cenit, el gorro frigio… más adelante sería custodiada por los símbolos neoclásicos del laurel y el olivo, cosa que contrasta sobremanera con el nopal y las tunas, será bueno recordar esto.


Celaya, Guanajuato, es la ciudad que tiene el orgullo de poseer el primer monumento levantado en honor a la Independencia nacional, sus elementos son contundentes.


Huichapan, en el estado de Hidalgo, conserva las bancas en uno de los jardines en donde aun apreciamos, como en muchos otros lugares de México, el escudo nacional del siglo XIX.


Toluca, Estado de México. Aquí encontramos en el antiguo mercado, hoy Cosmovitral, el que fuera el escudo nacional grabado hermosamente en cantera.


En Tecozautla, Hidalgo, como en muchas otras ciudades de México, se hicieron obras conmemorativas por el Centenario de la Independencia en 1910, en ellas aparece el escudo nacional, como aquí lo podremos apreciar.


Y, finalmente, en el centro del Jardín Principal de Dolores Hidalgo, Guanajuato, parte de los elementos decorativos del magnífico monumento que Benito Juárez ordenó se levantara y Porfirio Díaz ejecutara, vemos cuatro emblemáticas águilas a los pies del Cura de Dolores, don Miguel Hidalgo.


Si te interesa leer más a detalle sobre el águila, hay un artículo en México Desconocido que será de tu agrado:


http://www.mexicodesconocido.com.mx/notas/6038-El-%E1guila-real,-s%EDmbolo-de-la-identidad-mexicana



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada