domingo, 11 de abril de 2010

¿Virgen de Guadalupe VS Virgen de los Remedios?


Una de las tantas escenas de devoción captadas durante el festejo del 12 de diciembre, 2009, en la Basílica de Guadalupe.

Es indudable que junto al águila y la bandera tricolor hay un símbolo que, independientemente de lo religioso, identifica a todos los mexicanos o, mejor dicho, identifica a México. Ese es la virgen de Guadalupe. Su historia es de todos sabida, así como la decisión del Cura don Miguel Hidalgo de usarla como emblema, como bandera del ejército Insurgente, al respecto don Fulgencio Vargas, ilustre historiador guanajuatense hace una interesante referencia: La Virgen de Guadalupe –decía Gutiérrez Nájera- simbolizaba la religión de los naturales oprimidos. Ella no fue agraciada con títulos militares por el poder virreinal… ella era toda india y toda para el indio. Al ver su imagen en la bandera flotante alzábanse las chusmas, acrecíanse, sospechando tal vez que aquella compasiva y buena protectora estaba también vejada y perseguida como ellos…” (1)

1.- Camino de la Insurgencia. Fulgencio Vargas. Archivo General del Gobierno del Estado de Guanajuato. Edición Conmemorativa. Guanajuato, 2003.


Lienzo original de Nuestra Señora de Guadalupe en su Basílica, durante la celebración de las 12 del día del 12 de diciembre, 2009.

Para entender mejor eso de que ella, la Guadalupana, no tenía títulos militares, recurriremos a lo que nos comenta Wikipedia que el Virrey Francisco Xavier Venegas, quién, por cierto, apenas tenía 3 días de haber tomado el cargo, “previa el ataque insurgente a la capital, por lo que de inmediato organizó las tropas realistas al mando del Teniente Coronel Torcuato Trujillo, y poco después se dio a la tarea de reclutar a hombres en edad de luchar, formados en un grupo conocido como "Los Patriotas de Fernando VII", y tomaron como santa patrona a la Virgen de los Remedios, a quien se le impuso el uniforme de Generala del Ejército Realista”. Será bueno recordar que Fernando VII de España era quién ostentaba el poder, razón por la cual se mencionan a esos “Patriotas” y que durante los primeros días de la insurrección el grito era “Viva Fernando VII” por parte de los Insurgentes.


Altar Mayor en el Templo de Nuestra Señora de los Remedios en Pénjamo, Guanajuato. Cercano al lugar de nacimiento del Cura don Miguel Hidalgo.

Sobre la veneración de la Virgen de los Remedios no se ha difundido mucho cual era su presencia durante el virreinato, la cual, de alguna manera, dividía socialmente a la población, pues era la Guadalupana para el culto de “los naturales” y la de los Remedios para españoles y criollos. Encontramos en la misma fuente, Wikipedia esta relación: “Esta imagen es la más antigua del continente americano, hecha en el siglo XVI por un desconocido artesano español, es de madera estofada y mide 27 centímetros de alto sobreponiéndole vestidos coronas y una luna bajo sus pies. La imagen fue traída de España por el soldado Juan Rodríguez de Villafuerte, quien acompaño a Hernán Cortés en su viaje de conquista.

Durante la derrota de la llamada Noche Triste, abandonaron todo lo necesario para facilitar la salida, entre ella la imagen que fue escondida bajo un maguey, siendo encontrada en 1540 por el indio Juan Ce Cuautli, quien la llevo a su casa en San Juan Totoltepec, (villa cercana, en lo que hoy es Naucalpan de Juárez). Erigiéndole una ermita en el cerro llamado Otomcapulco. Algunos años más tarde, la devoción a Nuestra Señora de los Remedios se fue extendiendo por todas partes y las autoridades civiles construyeron en 1575 el Santuario donde hoy es reverentemente venerada”.


Altar levantado a Nuestra Señora de Guadalupe en la Catedral de Tula, Estado de Hidalgo.

Dentro del plan de evangelización, se incluyó la idea ya fija de los cuatro rincones del mundo y ambas vírgenes tuvieron un papel importante. En la Revista México Desconocido leemos al respecto: La Virgen de los Remedios, asociada a la Conquista, sería por esencia la Virgen española y la patrona de los indígenas, que al abrazar la alianza hispana la toman por especial protectora. Va a suplir, como en muchos sitios, al culto prehispánico y va a establecer la protección de los cuatro nuevos puntos cardinales con la Virgen de Guadalupe en el Tepeyac, al norte; la Virgen de la Piedad al sur y al oriente Nuestra Señora de la Bala. Ubicándose la Virgen de los Remedios en el poniente.


En la Parroquia de Ixtlahuaca, Estado de México, lugar en donde fue informado el Cura, don Miguel Hidalgo de su Excomunión, encontramos este altar a la Guadalupana.

En México Desconocido encontramos esta nota que refuerza la razón del nombre del presente artículo: “Fue tan acentuado el carácter defensor, que los novohispanos dieron a la Virgen de los Remedios grado de Generala, y durante la guerra de Independencia con gran ignorancia religiosa, la enfrentaron a la Virgen de Guadalupe. Se dice que los insurgentes la fusilaban mientras los realistas hacían lo mismo con la Virgen de Guadalupe”.


Es en el Santuario de Atotonilco, Guanajuato, donde el Cura don Miguel Hidalgo toma el lienzo de la Guadalupana para enarbolarlo como bandera del movimiento Insurgente.

El tema de la Virgen de los Remedios es importante de conocerlo para entender el fundamento que tuvo el Cura don Miguel Hidalgo para tomar como bandera el estandarte de la Virgen de Guadalupe, en este documento encontrarás información muy interesante al respecto.

Grabado de la Virgen de los Remedios del Siglo XVII.

NUESTRA SEÑORA DE LOS REMEDIOS DE MEXICO. APORTACIONES AL ESTUDIO ...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada