lunes, 2 de mayo de 2011

De la afición lúdica de don Miguel Hidalgo

De todos es sabido la afición que don Miguel Hidalgo tenía al juego, Lucas Alamán dice que esa noche del 15 de septiembre, día festivo, por cierto, pues se celebraba el día de la Virgen de los Dolores, razón por la cual seguramente era día de fiesta en el pueblo de Dolores, así pues, don Miguel y se encontraba jugando con varias damas de la sociedad una partida de malilla. "Concurrían por las noches en casa de Rincón el cura y los vecinos principales del pueblo, que eran casi todos europeos y formaban partida de mus y otros juegos de cartas; el cura tenia la suya de malilla con Da. Encarnación Correa, con quien había casado Cortina hacia pocos días, y con Da. Teresa Cumplido, esposa del subdelegado, personas todas a quienes trataba con la mas estrecha amistad". (1) La malilla era uno de los tantos juegos que con la baraja española se podían jugar, consistía en que la también llamada "de los compañeros" era la que "cuatro personas, en equipos de dos, juegan con toda la baraja, ochos y nueves incluidos, asistiendo en cada baza al palo de salida, sin señas "ni palabra alguna" y cargando "ó lo que es lo mismo, poniendo carta mas alta que las que están en mesa cuando la baza vaya de los contrarios". (2)

El juego se había difundido a lo largo de la época Colonial en toda la Nueva España, ese era el principal entretenimiento que había, llegó a ser un vicio, el cual cobró, incluso, víctimas, al grado que se decidió regular, al respecto leemos que "...las bebidas y juegos de albures, bancas y bisbises que se les franquean en todas partes, sin temor de la justicia, ni respeto alguno de los bandidos prohibitivos publicados en diversos tiempos con el fin de contener los gravísimos y perniciosísimos efectos que resultan del impunible abuso de estos dos manantiales de vicios y delitos. Estos son, sin duda, el fomento y origen radical de la ociosidad, de la desnudez y del abandono tan público y tan notorio de hombres y mujeres, no solo en esta capital, sino también en el resto del Reino..." (2)


La lista de los juegos preferidos en la Colonia es larga, varios eran dominados por don Miguel. Pero, hasta el momento se menciona solamente la manilla, pero igual era aficionado a alguno de los siguientes:

El Parar o Monte

La Banca

El Faraón

La Banca Fallida

El Sacanete

El Treinta

El Treinta y uno

El Treinta y Cuarenta

El Bisbis o Biribis

La Oca o Auca

Los Dados

Las Tablas Reales

El Cacho

La Flor

El Quince

El Treinta y una Envidada

La Chueca

La Taba

La Corregüela

El Cubilete

El Chaquete

El Veinte y una. (4)


Fuentes:

1.- Alamán, Lucas. Historia de Méjico. Biblioteca Virtual Antorcha.

2.- Tres Juegos de Baraja. M.R. y Fonseca, Madrid, 1835. Reeditado por Lex Nova, S.A.

3.- Villaroel, Hipólito. Enfermedades políticas que padece la capital de esta Nueva Espana. Bibliófilos Mexicanos. México, 1937.

4.- Lozano Armendares, Teresa. Los juegos de azar, una pasión Novohispana? Legislación sobre juegos prohibidos en la Nueva Espana, silgo XVIII. UNAM, revista E-journal.

Enlaces:

Para saber en que consistía cada juego, entra en el siguiente enlace:



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada