lunes, 21 de marzo de 2011

Isidora Ovalle, heroína tamaulipeca durante la guerra de Independencia.


Una participación más de la mujer en la Independencia la tenemos ahora con una tamaulipeca, de la cual, como sucede en la mayoría de los casos, no tenemos mucha información, como quiera, gracias a un par de artículos periodísticos de los cronistas del noreste del país nos hemos enterado de ella. Habrá solo que puntualizar que uno se refiere a ella como Isadora Valle, el otro como Isadora Ovalle.



“Gracias a Raimundo Hernández Alvarado y Juan Fidel Zorrilla (q.e.p.d.) sabemos de la existencia de Isidora Valle, quien el 20 de mayo 1815 fue ejecutada en la Villa de Aguayo, actual Ciudad Victoria, Tamaulipas. Fue fusilada junto con otros insurgentes que se habían sumado al grito de libertad y de independencia que el padre Hidalgo había proclamado en 1810. Ella siguió a los rebeldes que hicieron tambalear el régimen del entonces gobernador del Nuevo Santander don Manuel Iturbe, entre los que destacaban Bernardo “El Indio Huacal”, Martín Gómez de Lara y otros que finalmente fueron derrotados por Joaquín de Arredondo y su bien organizada fuerza compuesta por solo 200 hombres.



Isidora tuvo la fortaleza de servir como correo, como proveedora de alimentos y municiones a los insurgentes. Fue una efectiva informante entre los más recónditos lugares de la sierra de Tamaulipas. Después de su ejecución, su cabeza fue llevada a Ocampo, Tamaulipas, antigua Santa Bárbara, para que todos vieran lo se hacía en contra de los rebeldes”. (1)


“Cuando en 1810 el cura Miguel Hidalgo inicio el movimiento de Independencia de México, la Provincia del Nuevo Santander –hoy Tamaulipas– era gobernada por el coronel Manuel de Iturbe quien infructuosamente, al menos en su inicio, trató de detener la lucha de los insurgentes. La capital (de lo que hoy conocemos como Tamaulipas) se encontraba en lo que hoy es San Carlos, los Insurrectos independentistas tuvieron mayor fuerza en Tula y Palmillas, donde los historiadores consideran que si se registró una verdadera revolución, no así en la Villa de Aguayo (actual Ciudad Victoria), clasificada como rebelión militar.


El 4 de Diciembre de 1810, ocupan el cuartel de Tula los insurgentes Bernardo y Martín Gómez de Lara, Mateo y Lucas Zúñiga. Pero la bandera sólo la pudieron sostener cinco meses, ya que en mayo de 1811 fue recuperada por el comandante militar Joaquín de Arredondo.



Pero la de Tula fue la primera de una serie de derroteros de la lucha libertaria del antiguo Tamaulipas. Los hermanos Gómez y Zúñiga son ejecutados. Hombres y mujeres pagaron con su vida la esperanza de la emancipación en la región árida y en el centro de esa provincia. Dentro de este proceso por liberarse del yugo español se encuentra una heroína de esta provincia: Isidora Ovalle, al colaborar con el movimiento de independencia en Aguayo, hoy Victoria. Su hazaña es equivalente a la efectuada por Josefa Ortiz de Domínguez La Corregidora que colaboró como correo entre los jefes insurgentes de la rebelión Independista. Ella asistía a un club literario al que también acudían Miguel Hidalgo, Ignacio Allende y los hermanos Aldama. Vigente la orden del virrey español Félix María Calleja, de pasar por las armas a todo insurgente concurrente a las reuniones de Morelos, “o a rebeldes que se aprehendieran fuera o no pertenecientes a sus gavillas” la reprensión del militar Arredondo fue sanguinaria en la Nueva Santander.



La ilustre mujer es ejecutada, “cortan su cabeza que se remitió a Santa Bárbara en unión de las de sus compañeros de infortunio para infundir más terror a las partidas de patriotas”. Isidora es comparada con los actos de heroísmo que también hizo cuatro años antes La Corregidora, en Querétaro. Ambas sirvieron de correo entre los insurgentes, ambas ayudaron a la ejecución del levantamiento. La diferencia es que Josefa muere de enfermedad. De Ovalle se desconocen muchos datos: su segundo apellido, edad, lugar de nacimiento- se cree que nace en San Luis Potosí- o si tuvo descendencia. Fue ejecutada en la plaza principal, hoy Plaza Hidalgo, al centro del Teatro Juárez y la zona hotelera “juntamente con José Pineda, Francisco Barques, Manuel Antonio Sánchez, Juan Vicente Izaguirre, Nicolás Delgado y Felipe Noriega(…) enviándose sus cabezas a diversos lugares de la municipalidad de Santa Bárbara, hoy Ocampo, para escarmiento de los insurgentes”. (Precisa Zorrilla en su obra El Diccionario Biográfico de Tamaulipas)” (2)



Fuentes:



1.- Antonio Guerrero Aguilar en su columna “De Solares y Resolanas”, artículo “Mujeres de armas tomar”, publicado el 25 de Agosto de 2010.



http://www.sabinashidalgo.net/articulos/de-solares-y-resolanas/6527-mujeres-de-armas-tomar



2.- Luis Gerardo González en su columna “Matamoros ayer y hoy”, Impacto Noticias, 22 de enero 2011.



http://www.impactonoticias.com/despliega_columnista.php?id=9&col=424

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada