martes, 1 de marzo de 2011

¿Realmente existió María Inés Navarro?

El tema que hemos venido desarrollando paralelamente a lo largo de la Ruta de Hidalgo ha sido el del rescate de las biografías de las mujeres que, hasta hace poso, estaban olvidadas de tan importante pasaje de la historia mexicana y de tan importante participación. Todos aprendimos en la escuela los nombres de Josefa Ortiz de Domínguez y de Leona Vicario, pero nos olvidamos de averiguar por las demás. Esta tarea que ha sido no del todo fácil me ha llevado por los más intrincados caminos que ahora, en tiempos modernos en que lo virtual se vuelve real, encuentro en el sitio menos pensado, uno llamado Buscadores de Tesoros, la aportación que nos regala con el peculiar pseudónimo de Carabino, persona originaria de Poncitlán, Jalisco unos muy interesantes datos sobre la jalisciense María Inés Navarro.

“No se sabe cuando nació esta historia, en todo caso es el pueblo que en alguna de sus generaciones anteriores vivió o imagino sucesos que se fueron modificando por su misma fantasía, dándole a esto un cariz de suceso histórico. La figura de María Inés Navarro se pierde en la noche de los tiempos envuelta en la niebla de la leyenda allá por los azarosos momentos de la Guerra de la Independencia.

En esa época la Hacienda de Santa Clara que se encontraba cercana a la población de Zula, la cual pertenecía en ese tiempo a la familia Navarro Gaytán. (Según documentos existentes en el archivo parroquial) el 15 de Mayo de 1693 María Navarro Gaytán Cabrera de la Mora y Mendoza se caso con Fernando Gallaga Mandarte que era el alcalde de Ocotlán y de esa unión a la postre, en tercera generación nacería el padre de la Patria Don Miguel Hidalgo y Costilla Gallaga. En esta misma familia de Santa Clara nacería María Inés Navarro a fines del siglo XVIII, por o tanto se puede considerar familiar del cura de Dolores.

Cuenta la leyenda que cuando el Cura Hidalgo paso por Ocotlán (existe la versión de que el Padre de la Patria viniendo de La Barca paso por la Loma Larga, Rancho Viejo y llego a la Hacienda de Santa Clara (tierra de sus abuelos, para proseguir por la Hacienda de San Juan Chico y llegar a Poncitlán por el antiguo Camino Real). Cuando el Cura Hidalgo estuvo en Santa Clara, María Inés Navarro fue a presentarse con su ¿Primo? Y ponerse al servicio de la Patria, se cuenta que Hidalgo le encomendó que sirviera de voluntaria haciendo reuniones con las gentes principales del pueblo buscando apoyo para la causa de la libertad. A la muerte de Hidalgo, los pueblos ribereños al Lago de Chapala, sobre todo San Pedro Itzican y Mezcala se levantaron en armas y se afortinaron en la Isla de Mezcala.

Platicaban que María Inés Navarro era el corazón de esta revuelta, juntaba víveres en todos los pueblos y los transportaba a la Isla para que sobrevivieran los defensores de la antorcha de la Libertad. Cuentan que la esposa de Encarnación Rosas murió en la guerra de Tizapan y entonces María Inés si hizo amante de Encarnación Rosas y durante algún tiempo estuvieron viviendo en la Isla, pues era perseguida por los realistas.

Cuando Marcos Castellanos pacto rendición de la Isla de Mezcala, la mayoría de los indígenas se sintieron traicionados, entre ellos Encarnación Rosas quien prefirió amarrarse a un cañón y lanzarse a lo mas profundo del Lago de Chapala, así se quedaría para siempre en su amada Isla de Mezcala, y María Inés Navarro después de la capitulación regresa a Ocotlán en franco estado de depresión por haber perdido la guerra y a su gran amor. El resto de su vida estuvo viviendo en Ocotlán alcanzando una edad avanzada, recordando y platicando a los Ocotlenses sus experiencias durante la gesta histórica de Mezcala.

Esto más que historia puede ser un mito. Lo cierto es que de la Hacienda de Santa Clara de Zula solo quedan algunos cimientos, y muchos agujeros producto de los buscadores de tesoros.

Las fotografías que acompañan este artículo las recibí de otro jalisciense, Sergio Adrián Cárdenas, quien nos comparte la belleza de su estado, en este caso de la riviera oriente del lago de Chapala. En la primera fotografía podemos ver la isla de Mezcala. Agradezco a ambos su colaboración para difundir la historia de nuestro país.

2 comentarios:

  1. PARA MI ES VALIOSO TU ARTICULO. SOY DE OCOTLAN Y MI ORIGEN POR LINEA PATERNA VIENE DE SANTA CLARA. ORIGEN QUE ESTOY INVESTIGANDO. REALIZO LA BIOGRAFIA DE MI BIS ABUELO DEL AÑO 1859-1934 EN EL CONTEXTO DE LA VIDA ECONOMIA Y SOCIAL DE SANTA cLARA Y LA REGION. GRACIAS POR TU ARTICULO.
    QUIEN ES EL DE LA FOTO???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi abuelo Ignacio Navarro Velazquez era de ocotlan Jalisco y un día su tía me dijo que eramos parientes del cura hidalgo es interesante conocer nuestros antepasados

      Eliminar